La fiebre de los food trucks: el nuevo concepto de comida rápida y no tan rápida.

fiebre-food-trucks-nuevo-concepto-comida-rapida

(29/07/2016) En la entrada de hoy para nuestro Sigma Blog, os traemos una temática que si bien lleva años de moda, se está reinventando a sí mismo diariamente. Hablamos de los food trucks, un nuevo concepto surgido en EE.UU en los años 60 que llega a España con la idea de desterrar la creencia de que el “take away” no siempre es un concepto relacionado con la “fast food”.  Seguro que habéis oído hablar multitud de veces de este concepto, pero ¿qué son realmente los food trucks?

 

Son una especie de restaurantes ambulantes, donde se puede comer de forma rápida y eficaz y disfrutar de alimentos gourmet, sin la necesidad de reservar. Una inversión inicial no demasiado elevada y la posibilidad de movilidad geográfica en cualquier momento, son las claves para hacer renacer un negocio muy desconocido en nuestro país.

 

España es uno de los países del mundo con mejor gastronomía actualmente. De hecho, es uno de los países con mayor número de restaurantes del planeta aunque si nos atenemos a la lista de restaurantes con estrellas Michelin, el nuestro ocupa un fantástico quinto puesto, aunque lejos de Japón y Francia que encabezan la lista de países con más restaurantes con dicha distinción.

 

Por ello, no es de extrañar que nuevas tendencias culinarias lleguen a nuestro país cada año. En 2015, la pasión, creatividad, imaginación y encanto han hecho posible que la nueva corriente del movimiento food truck desembarque en nuestro país. Y es que lo empezaron siendo humildes puntos ambulantes en donde se distribuían alimentos y platos típicos se han convertido en nuevas obras culinarias con marca personal que consigan la deseada diferenciación en el mercado. Este modelo que crece en otros países, también lo hace en nuestro país y ha llegado para quedarse.

 

¿Por qué funcionan estos puntos de venta?

La principal ventaja es su reducida inversión inicial en comparación con la adquisición de locales o alquiler de los mismos. En vez de apostar por el ladrillo como punto de localización de su negocio, el abanico de oferta de diferentes vehículos hace que la inversión inicial pueda adaptarse a cada bolsillo, desde caravanas que rondan los 6.000€ hasta furgonetas medianas o grandes con costes superiores a 28.000€ y 45.000€, sin contar con la maquinaria y utensilios de cocina necesarios para la elaboración de los catering.

 

A pesar de que su principal hándicap es la itinerancia, prohibida por ley, las cuentas de estos negocios están siendo bastante positivas. De hecho, algunos restaurantes tradicionales han apostado por este modelo de negocio como complemento al tradicional con objeto de no sólo promocionar sus cartas sino como una forma de acercarse al público en general.

 

Y para ello, qué mejor que conocidos cocineros de nuestro país, como el chef Koldo Royo (con una estrella Michelin) con “El Perrito Callejero” o “la Hambroneta” de Leire Pérez reconocido como el primer food truck de nuestro país con un sello de calidad turística, sean los primeros en apostar por comida de calidad y concepto wealthy que enganche a la gente a una tendencia con apariencia de fast food pero en donde lo gourmet, con rapidez en los fogones  y precios normalmente populares en sus propuestas, se ha convertido en objeto de deseo de todos aquellos que no disponen de tiempo para comer o que únicamente se atreven a probar nuevos sabores, tendencias y formas de consumo.

[:en](29/07/2016) En la entrada de hoy para nuestro Sigma Blog, os traemos una temática que si bien lleva años de moda, se está reinventando a sí mismo diariamente. Hablamos de los food trucks, un nuevo concepto surgido en EE.UU en los años 60 que llega a España con la idea de desterrar la creencia de que el “take away” no siempre es un concepto relacionado con la “fast food”.  Seguro que habéis oído hablar multitud de veces de este concepto, pero ¿qué son realmente los food trucks?

 

Son una especie de restaurantes ambulantes, donde se puede comer de forma rápida y eficaz y disfrutar de alimentos gourmet, sin la necesidad de reservar. Una inversión inicial no demasiado elevada y la posibilidad de movilidad geográfica en cualquier momento, son las claves para hacer renacer un negocio muy desconocido en nuestro país.

 

España es uno de los países del mundo con mejor gastronomía actualmente. De hecho, es uno de los países con mayor número de restaurantes del planeta aunque si nos atenemos a la lista de restaurantes con estrellas Michelin, el nuestro ocupa un fantástico quinto puesto, aunque lejos de Japón y Francia que encabezan la lista de países con más restaurantes con dicha distinción.

 

Por ello, no es de extrañar que nuevas tendencias culinarias lleguen a nuestro país cada año. En 2015, la pasión, creatividad, imaginación y encanto han hecho posible que la nueva corriente del movimiento food truck desembarque en nuestro país. Y es que lo empezaron siendo humildes puntos ambulantes en donde se distribuían alimentos y platos típicos se han convertido en nuevas obras culinarias con marca personal que consigan la deseada diferenciación en el mercado. Este modelo que crece en otros países, también lo hace en nuestro país y ha llegado para quedarse.

 

¿Por qué funcionan estos puntos de venta?

La principal ventaja es su reducida inversión inicial en comparación con la adquisición de locales o alquiler de los mismos. En vez de apostar por el ladrillo como punto de localización de su negocio, el abanico de oferta de diferentes vehículos hace que la inversión inicial pueda adaptarse a cada bolsillo, desde caravanas que rondan los 6.000€ hasta furgonetas medianas o grandes con costes superiores a 28.000€ y 45.000€, sin contar con la maquinaria y utensilios de cocina necesarios para la elaboración de los catering.

 

A pesar de que su principal hándicap es la itinerancia, prohibida por ley, las cuentas de estos negocios están siendo bastante positivas. De hecho, algunos restaurantes tradicionales han apostado por este modelo de negocio como complemento al tradicional con objeto de no sólo promocionar sus cartas sino como una forma de acercarse al público en general.

 

Y para ello, qué mejor que conocidos cocineros de nuestro país, como el chef Koldo Royo (con una estrella Michelin) con “El Perrito Callejero” o “la Hambroneta” de Leire Pérez reconocido como el primer food truck de nuestro país con un sello de calidad turística, sean los primeros en apostar por comida de calidad y concepto wealthy que enganche a la gente a una tendencia con apariencia de fast food pero en donde lo gourmet, con rapidez en los fogones  y precios normalmente populares en sus propuestas, se ha convertido en objeto de deseo de todos aquellos que no disponen de tiempo para comer o que únicamente se atreven a probar nuevos sabores, tendencias y formas de consumo.

 

[:]