La estacionalidad del consumo alimentario: uno de los mayores retos de la innovación.

la-estacionalidad-del-consumo-alimentario-uno-de-los-mayores-retos-de-la-innovacion

(25/04/2017) Durante los últimos años los esfuerzos de la industria alimentaria, desde el sector primario hasta la industria transformadora, han ido encaminados a mitigar la discontinuidad tanto en la producción de determinados productos como en el consumo que se produce finalmente en los hogares, siendo la estacionalidad el principal hándicap de muchas compañías durante años.

 

Es indudable que ésta resulta mucho más atenuante dependiendo del sector agroalimentario referenciado, con notables desigualdades entre épocas del año. Todo ello va ligado inexorablemente a una rotura en el ciclo de producción que a su vez afecta en el empleo de las industrias, duplicando así los inconvenientes para el mercado económico-laboral.

 

Productoras de leche, pan, azúcar, legumbres, harina o chocolate, por ejemplo, gozan de privilegios en esta problemática dado que sus materias primas son de consumo habitual durante las cuatro estaciones del año y muchas de ellas son de consumo básico. Sin embargo, otras deben esquivar este obstáculo de forma muy distinta puesto que el mantenimiento de la producción queda en entredicho durante la temporada menos productiva.

 

 

Por ello, la principal herramienta para romper esos cambios estacionales y disponer en el mercado de una producción continua es la apuesta por la innovación, tanto en procesos como en productos. Empresas típicamente estacionales como son las productoras de mantecados, helados, frutas y verduras autóctonas, entre muchas otras, han tenido que reinventarse y apostar por la creación de nuevas gamas de productos adaptados a cada época del año, diversificando así su producción. Apertura de nuevas líneas para producir hojaldres con diferentes rellenos, creación de nuevas gamas de productos lácteos pero para consumo a temperatura ambiente en vez de en frío, helados calientes, o simplemente plantación de frutas no autóctonas, son algunos de los proyectos que se han planteado para enfrentarse a ello. De esta forma, el equilibrio entre consumo de productos de temporada y nuevos lanzamientos permiten a las empresas salir a flote durante las temporadas menos favorables, agregando linealidad en la producción y simultáneamente mejorando su imagen de marca con más y mejores ofertas para sus clientes.

 

Y es que la innovación es la principal puerta para encontrar múltiples soluciones a este problema que cada vez más se afronta de forma definitiva. No hay duda de que la estacionalidad ha estado siempre presente pero, con la innovación como canal de salida, su viaje desde hace unos años está siendo mucho más pasajero.