La innovación y sus beneficios para estos 5 sectores.

la-innovacion-beneficios-estos-5-sectores

(09/12/2016) El sector agroalimentario está usando la innovación como herramienta clave para asegurar su competitividad, siendo esta la principal fuerza motriz del crecimiento económico en los países avanzados.

 

Según datos del Informe económico de FIAB (la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas), las empresas desarrollan una estrategia tecnológica activa con el objetivo de principalmente, extender la gama de productos, mantener la cuota de mercado, abrir otros nuevos, mejorar la flexibilidad de la producción, rebajar costes, mejorar las condiciones de trabajo y reducir los impactos medioambientales.

 

El informe asegura que “este esfuerzo innovador de las empresas se traduce en capacidad de transformar nuevas ideas y nuevos conocimientos en bienes o servicios avanzados y de alta calidad, que logren mayores cuotas de mercado y aporten mayores beneficios para las empresas. De esta forma, los nuevos productos colmarían las demandas y necesidades de los consumidores, creando valor para las empresas y reforzando su posición, haciéndolas menos sensibles a los vaivenes de la demanda”.

 

Cada vez más, vemos como los productos de conveniencia están ganando mayor importancia gracias a la innovación, tanto sobre el propio producto como en el proceso de elaboración. Esta tipología de productos se destina, fundamentalmente, tanto a saciar el hambre entre comidas; luchar contra el aburrimiento; autopremiar o autorecompensar por algún motivo como aportar un extra de energía en determinados momentos.

 

De esta manera, cinco sectores de la industria están explotando mediante la innovación todos los puntos comentados previamente, posibilitando que aumentan sus ventas gracias a las respuestas dadas al consumidor y sus nuevas necesidades.

 

  • Frutas y hortalizas.

Para este sector, el formato snacking fue clave hace unos años, donde consolidó su peso abarcando un 10% del total de nuevos snacks lanzados. La tendencia del snacking ha mostrado un crecimiento superior al 65% desde el año 2008, a lo que hay que sumar la tendencia creciente por la cultura basada en productos saludables. Esto ha permitido a las empresas del sector acceder a nuevos nichos de mercado a través de nuevos formatos y procesos, que han respondido a las demandas del consumidor mediante productos cómodos y fáciles de consumir.

 

  • Envases más pequeños.

La tendencia que busca comodidad a la hora de consumir un producto, también ha sido usada por el sector alimentario en sus envases, donde se han ido reduciendo el uso de formatos familiares buscando formatos más pequeños e individuales. Ahora los fabricantes de envases no solo han sabido adaptarse a los formatos más pequeños, sino que también ofrecen diferentes materiales y disposiciones para según qué alimentos, ofreciendo así una menor necesidad de uso de conservantes y mejorando la duración de los productos. De nuevo en esta categoría, la salud y tentempiés han marcado el camino del uso de nuevos envases como línea de trabajo para las empresas.

 

  • Dulces y caramelos.

Para un sector que podría parecer tiempo atrás estancado, cada vez se le abren más oportunidad. Las tendencias saludables y, en su lado opuesto, el comportamiento hedonista en búsqueda del placer, ofrece a este sector una situación totalmente nueva a la que han sabido adaptarse mediante la inversión en innovación, ofreciendo pequeños premios golosos a todos los públicos y ocupando mejores lugares en los lineales de los supermercados. El crecimiento de este sector en los últimos años ha sido impresionante, pasando de considerarse un producto totalmente de disfrute y puntual, a prácticamente de consumo habitual tras y entre comidas, apostando por productos bajos en azúcar para remarcar la línea saludable.

 

Si en los dulces y caramelos la tendencia saludable ha afectado considerablemente, ofreciendo cada vez más productos en esta línea, para el sector de los cereales también está siendo una oportunidad importante frente a la recompensa del dulce, que ha abierto un foco de innovación. Anteriormente percibidos como poco saludables por su exceso de grasa, sal, o simplemente por la consideración de ser poco naturales, el sector ahora lucha a favor de la mejora nutricional con estos productos de conveniencia, ofreciendo nuevos formatos de consumo, más saludables y destinados a cualquier franja horaria del día, evitando así la estacionalidad del desayuno.

 

  • Sector cárnico.

Recogiendo todas las tendencias anteriores, el sector cárnico se ha sumado en los dos últimos años lanzando snacks, entre otros formatos, que responden a las necesidades que demanda el mercado. De todos los mencionados, este sector es el menos desarrollado actualmente, aunque desde Sigma Biotech, somos conscientes de que lo ‘caminado’ hasta el momento, es sólo el principio de todo el camino que queda aún por recorrer. La necesidad de innovación es clave para mejorar la competitividad a la hora de eliminar ese carácter tradicional que el sector tiene tan arraigado. De esta forma, las empresas se adaptarán a las nuevas exigencias de los consumidores y accederán a nichos de mercado inicialmente considerados como inaccesibles.

 

En definitiva, para identificar estas tendencias que marcan el camino a seguir por la innovación en nuevos productos, las claves necesarias serán el análisis de los lanzamientos de productos alimenticios a nivel mundial – ¿qué hay ya en el mundo agroalimentario?- el conocimiento de los cambios en los hábitos de consumo, el dominio de la tecnología y los avances de la I+D+i en cualquier matriz alimentaria y que pueda ser extrapolable al resto de sectores. Todo ello permitirá el conocimiento de las demandas y necesidades reales de los consumidores, para ajustar de esta forma, el portfolio de productos de cada empresa.

 

Desde Sigma Biotech apostamos por acompañar el cliente en todas estas etapas, detectando las necesidades reales de los consumidores para trasladarlas en informes precisos con toda la información necesaria sobre las tendencias del sector de cada empresa, con objeto de que conozcan de primera mano lo que demanda el mercado, facilitando así el acceso a una innovación mucho más acotada, minimizando el riesgo de inversión, con el propósito de que ésta sea lo más rentable posible.