¿Cómo llegar con éxito al público infantil?

llegar-exito-al-publico-infantil

(04/10/2017) La industria alimenticia orientada a la nutrición infantil ha experimentado ya las consecuencias de la crisis económica y la disminución de la tasa de natalidad. Concretamente estas cifras han servido como impulso para el desarrollo de estos nuevos productos alimentarios en este segmento de población.

 

Desde el comienzo de la crisis, la tasa de natalidad se ha visto reducida significativamente en España. Hemos pasado de 520 mil nacimientos en 2008 a 408 mil niños nacidos en este pasado 2016 (según datos del INE). El sector de la alimentación infantil se ha visto desafortunadamente involucrado por estos datos. Se prevé que el número de nacimientos continúe disminuyendo en los próximos años.

 

 

La reducción de la tasa de natalidad supone un auténtico desafío para el mercado de los alimentos infantiles, al que se une un consumidor (padres) muy informado y con elevadas exigencias en relación a la calidad de los productos de alimentación para sus hijos. Si la tendencia alimentaria general busca los productos más enriquecidos, naturales y saludables, que también satisfagan el componente emocional y hedónico y que se acomoden a los hábitos actuales de vida (practicidad y conveniencia).

 

¿Cómo está dando respuesta la industria alimentaria que desarrolla alimentos infantiles estos retos?

 

Alimentos enriquecidos y con propiedades saludables.

 

Para dar satisfacción a las carencias nutricionales de alimentación en todas las edades infantiles, la industria se arriesga por el desarrollo de alimentos que incorporan propiedades funcionales.

 

Los objetivos que persiguen son variados: la mejora del desarrollo cognitivo, el aumento de los niveles de energía, un mejor desarrollo óseo o el fortalecimiento de los huesos o incluso proporcionar ayuda para dormir mejor, entre otras.

 

Los ingredientes que se incorporan a cada fórmula son diferentes (vitaminas, antioxidantes, calcio, proteínas, ácidos grasos esenciales, etc.), buscando entre ellos, aquellos que aporte los nutrientes que mejor se adapten a los diferentes grupos poblacionales incluyendo a bebés, niños y adolescentes. (Yogures, leches, cremas untables, cereales, etc.)

 

 

La importancia de adoptar una alimentación infantil más saludable.

 

Los hábitos de alimentación saludables implican tanto enmendar las deficiencias en cuanto a nutrientes como nivelar los excesos de una alimentación inapropiada. Sobre cómo adaptar los alimentos a los gustos y particularidades del público infantil y adolescente se lleva investigando mucho tiempo en el mercado.

 

El desarrollo de alimentos orientados a un público infantil y juvenil que, sin dejar de dar respuesta a sus demandas y necesidades, aporte una alimentación saludable, es otro reto para este mercado de alimentos.

 

 

Nuevos ingredientes y texturas.

 

A las nuevas fórmulas que reducen los contenidos en sal, grasas y azúcares; la industria alimentaria ha introducido nuevos ingredientes con un valioso aporte de nutrientes y que pueden suponer el desarrollo de nuevas texturas y el descubrimiento de nuevos sabores.

 

El sabor imprescindible en los alimentos infantiles.

 

La oferta de alimentos infantiles no puede dejar en el olvido un valor imprescindible para su consumo como es el sabor. Por eso, alimentos saludables que por su sabor son rechazados por el público infantil (verduras, frutas y pescado) se esconden en aquellos alimentos más aceptados por los pequeños como panes, pizzas o postres.