El papel ‘bioactivo’, última innovación para proteger los alimentos

papel-bioactivo-ultima-innovacion-proteger-los-alimentos

(11/04/2018) Se trata de un envoltorio que tiene propiedades antimicrobianas y antioxidantes. Sus creadores obtuvieron el ‘Premio Arcor a la Innovación’.

 

Muchos son los problemas de conservación durante el almacenaje y transporte de los alimentos, desde que se producen en las fábricas hasta que los consumimos en nuestros hogares son continuamente atacados por factores externos. Los protagonistas de este ataque son, habitualmente, los microorganismos (mohos, levaduras o bacterias) que además de echar a perder el producto pueden ser perjudiciales para nuestra salud.

 

Aunque otra causa que genera importantes pérdidas de alimentos una vez han sido cosechados son las plagas de insectos, que atacan materias primas almacenadas y productos alimenticios semielaborados o finales ingresando en los envases durante su distribución o almacenamiento. Y también la oxidación de determinados componentes alimenticios por la acción del aire o el agua, produciendo sabores rancios, compuestos tóxicos y una total pérdida de propiedades nutricionales.

 

Las soluciones a este problema han copado buena parte de las investigaciones e innovaciones en materia alimentaria a lo largo de la historia, salando o congelando los alimentos, por ejemplo. La última gran innovación, a cargo de investigadores del CONICET, ha supuesto el desarrollo de un envase de papel -o cartón- con propiedades bioactivas (antioxidantes, antimicrobianas, insectífugas e insecticidas) injertando moléculas que previenen naturalmente el problema en la celulosa. Por este producto para almacenaje y envasado obtuvieron el premio Arcor a la Innovación 2017, entregado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnología de Argentina. El proyecto, denominado “Desarrollo de papeles bioactivos para el envasado de alimentos” fue dotado con 150.000 pesos argentinos que se destinarán a la puesta en marcha del mismo implementando el producto en el mercado.

 

La doctora Raquel Martini, investigadora del CONICET especializada en el desarrollo de materiales para optimizar la conservación de alimentos, afirma que se debe “seguir ampliando y afianzando la línea de investigación de envases activos”.

 

 

Ya en 2011, un grupo de investigadores de la Universidad de Guelph (Canadá), utilizaron virus bacteriófagos (inocuos para las personas) desarrollando un material de envasado bioactivo capaz de controlar el crecimiento de Listeria y de la bacteria E.coli. Estos virus eran inmovilizados de manera dirigida sobre una membrana de celulosa. Su habilidad para actuar específicamente con su bacteria huésped hace de ellos los antibacterianos ideales. Este nuevo material, eficiente contra todo tipo de ataques naturales a los alimentos almacenados, es un paso más.

 

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el envasado de alimentos forma parte de los factores que inciden en la pérdida de los mismos junto a la recolección, transporte, infraestructura o a los mecanismos de mercado, así como a los marcos institucionales y legales o las estrategias de mercado. Este tipo de factores provocan que hasta un tercio de todos los alimentos se estropee o desperdicie antes de ser consumido por las personas, una cifra altísima dada la escasez con que se vive en algunos hogares o regiones. Este papel ‘bioactivo’ ayudará, desde luego, a mejorar estas cifras.

 
 
 
 
mersin escort escort escort antalya

Necesita ayuda? Escriba aquí su email. Chat en directo

← Paso Anterior

Gracias por contactar con nosotros, nos podremos en contacto con usted, en la mayor brevedad posible. Gracias

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial