Regresan los platos refrigerados; definitivamente, para quedarse.

regresan-los-platos-refrigerados-definitivamente-quedarse

(21/02/2017) Los platos preparados han supuesto una gran revolución desde su introducción en la industria agroalimentaria. La vida de los trabajadores o simplemente de aquellos que no disponen de tiempo para meterse en la cocina o incluso, aquella gente que no le gusta cocinar, ha cambiado sustancialmente con la llegada de este formato de consumo tan extendido actualmente y sobre el que las empresas productoras continúan apostando por la innovación para conseguir las mejores características organolépticas de estos productos, en los que además se busca un equilibrio entre lo nutricional y vida útil.

 

Pizzas, tortillas, bocadillos, sándwiches, ensaladas, roscas, gazpachos así como otras  recetas cocinadas, experimentaron una tendencia alcista que comenzó en el año 2014. Esta coincidió con la salida de la crisis económica por la que atravesaba nuestro país, siendo poco a poco el consumo de estos productos un habitual en las cestas de compra españolas. Además, la mejora cualitativa y amplitud de la oferta existente está permitiendo que la confianza del consumidor ante este tipo de productos aumente, siendo la comodidad y, cada vez más, la calidad, los mayores baluartes para que la tendencia de consumo siga en aumento en la próxima década.

 

En el período 2014-2015, el crecimiento en volumen total fue del 2,8%. Sin embargo, hubo grandes diferencias entre categorías, disminuyendo incluso las ventas de pizzas sándwiches y roscas. De acuerdo con los datos aportados por Nielsen para el mismo periodo 2015-2016, el crecimiento hasta junio de 2016 fue superior, ascendiendo hasta el 8,1%. En este caso, todas las categorías han participado en el aumento con la excepción, de nuevo, de las pizzas, que vuelven a decrecer. Hay que tener en cuenta que, dentro de estos datos, no se incluyen gazpachos y sopas frías, uno de los segmentos de mayor volumen y que ha presentado un crecimiento de dos dígitos en estos períodos.

PIZZAS.

Aunque se mantiene todavía como la categoría reina, el segmento de pizzas ha vuelto a disminuir por encima del 5%. A diferencia de cursos anteriores, las pizzas congeladas también han disminuido, siendo la recuperación de la restauración y el home delivery los principales señalados como explicación de esta caída.

GAPAZCHOS, SOPAS Y CREMAS FRÍAS.

Hay que tener en cuenta que dentro de la alimentación refrigerada, los gazpachos, las cremas y las sopas frías han tenido un  notable aumento. Los consumidores han aceptado de buen grado estos productos elaborados a escala industrial, representando una oportunidad para compañías hortofrutícolas el conseguir mayor valor añadido a sus cosechas,  a base de productos lo más naturales posibles y con altos estándares de calidad.

RECETAS COCINADAS.

Los platos refrigerados, basados en recetas cocinadas y asados, se han situado en el segundo lugar de las preferencias del consumidor. Su crecimiento ha sido sobresaliente y siguen tirando fuerte de la categoría general, gracias a la respuesta que están teniendo las empresas ofreciendo mayor calidad, sin conservantes y acercándose cada vez más a la preparación casera. Además, han incluido nuevas corrientes como la ecológica, la vegetariana y la étnica, además de agregar productos sin gluten o libres de alérgenos.

 

Es tanto el volumen que está moviendo este subsector que, para las soluciones refrigeradas, muchas empresas están sabiendo acoger la tendencia de venta por impulso ofreciendo neveras de compra rápida, situadas en tiendas con mucho tránsito. En ellas ofrecen packs que pueden estar formados por: sándwich, ensalada o plato terminado, bebida y snack.

 

Y es que cada día más, se encamina el sector de soluciones refrigeradas hacia una época próspera en su desarrollo. Tras pasar la mayor parte de la crisis, vuelve a primar el tiempo sobre la comparativa de precios, siendo ahora la calidad y la variedad en la oferta, los principales determinantes entre cocinar uno mismo y optar por las soluciones refrigeradas, cada vez más caseras, de mayor calidad y a precios muy razonables.