agroalimentario

ALIMENTACIÓN

 

La industria alimentaria es uno de los pilares básicos de crecimiento de la economía mundial. En ella convergen multitud de empresas de distintos perfiles que se ven obligadas a llevar a cabo innovaciones y mejoras continuas en sus productos con el objetivo de no perder cuota de mercado ante la ferocidad de sus competidores. Por ello, es esencial contar con partners como Sigma Biotech que posibilite la entrada en líneas de trabajo que reviertan en productos y soluciones innovadoras, con independencia tanto de la estructura empresarial como del eslabón de la cadena de valor al que pertenezcan.

 

Desde Sigma Biotech actuamos en todos los sectores de la industria alimentaria:

 

Grasas y Aceites.

Lácteos y derivados. Leche líquida, quesos, yogures, etc.

Pescado y Marisco. Pescados, moluscos y crustáceos frescos y congelados, preparados y conservas de pescado y marisco.

Panadería y otros. Confitería, harina y pastas alimenticias, ingredientes, panadería, pastelería y galletas, preparaciones alimenticias diversas, transformados congelados.

Plantas vivas y productos de floricultura.

Productos Cárnicos. Carnes frescas y congeladas, jamón y paleta, transformados cárnicos.

Productos Hortofrutícolas. Alimentación animal, conservas hortofrutícolas, frutos secos, hortofrutícolas frescos y congelados, semillas y frutos oleaginoso.

Bebidas sin alcohol. Agua mineral, mosto, otras bebidas sin alcohol, zumo.

Bebidas alcohólicas. Brandy, otras bebidas alcohólicas y vinos (resto de vinos, V.c.p.r.d. (Vino de Calidad Producido en una Región Determinada o Indicaciones Geográficas Protegidas), vinos de la tierra, vinos de mesa).

Animales vivos y sus productos.

 

 

AGROINDUSTRIA

 

La agroindustria se define como la actividad económica que comprende la producción, industrialización y comercialización de productos agropecuarios, forestales y biológicos. Sigma Biotech se encarga de la transformación de productos de la agricultura, ganadería, riqueza forestal y pesca, entre otros, en productos de elaboración para el consumo alimenticio, incluyendo los procesos de selección de calidad, clasificación (por tamaño), embalaje-empaque y almacenamiento de la producción agrícola, así como transformaciones posteriores procedentes de subproductos de las materias primas originales, permitiendo así su reincorporación en un nuevo ciclo productivo.

 

De esta forma el primer eslabón de la cadena agroalimentaria dispone de un socio tecnológico que ofrece asesoramiento de alto valor en la elaboración y/o transformación de productos agrícolas, procesados en fresco y conservados con todas sus características organolépticas. Por ello, en este punto toman especial relevancia los estudios de vida útil de esos productos, resultando clave encontrar los instrumentos tecnológicos necesarios para su óptima preservación.