'Talento, innovación y creatividad deberían ser valores existentes en cualquier organización'. Entrevista a Pepe Orts.

talento-innovacion-creatividad-deberian-valores-existentes-cualquier-organizacion-entrevista-pepe-orts

cropped-cropped-edfg-1

(10/10/2016) Pepe Orts, 52 años, natural de Elche (Alicante) es el prestigioso mixólogo conocido por investigar con diferentes botánicos para coctelería. Si alguien sabe darle un toque ideal y diferente a las copas es él. Licenciado en Derecho, hace unos años descubrió -casi por casualidad- su gran pasión: la mixología. Actualmente es Brand Ambassador de la marca Toque Especial y uno de los mixólogos más influyentes de nuestro país. Tenemos el placer de entrevistarle en www.sigmabiotech.es

 

-Pepe, a pesar de ser uno de los mixólogos más reconocidos dentro del panorama nacional, seguramente haya gente que no haya escuchado hablar sobre el concepto de la mixología. Por tanto, cuéntenos un poco más sobre lo qué trata la mixología y cuál es su esencia.

La Mixología es, por decirlo de una manera sencilla, la parte creativa de la coctelería. La diferencia entre un Bartender y un Mixólogo es la que habría entre un Cocinero y un Chef. El Mixólogo está continuamente creando, innovando, pensando en cómo seducir a sus clientes, y por eso la creatividad es la esencia de la Mixología.

 

-Recientemente hemos descubierto que es licenciado en derecho, ¿cómo descubre su pasión por la mixología? ¿Cómo son sus inicios en un sector tan desconocido y tan diferente a las leyes?

Pues en realidad todo sucedió de una manera casual/causal. Hasta hace cinco años apenas podía distinguir el Ron del Vodka y no había servido ni una sola copa, y hoy pongo miles al cabo del año. De repente se cruzó en mi vida el mundo de la coctelería en el que pude poner toda mi intención hacia el desarrollo de nuevas líneas de productos y aplicaciones donde me divierto mucho y puedo desarrollar una parte importante de mi personalidad que, en el mundo del Derecho, jamás me habría podido permitir. Así es que estoy muy contento de las vueltas que dio mi vida hasta situarme donde hoy estoy.

 

-Los botánicos están revolucionando el sector de la coctelería, ¿es la mixología una nueva forma de hacer marketing experiencial y, en definitiva, de evocar sentimientos?

Sin duda que sí. La mixología afecta a la mayoría de los sentidos. Cuando preparamos una copa con criterios mixológicos estamos afectando al sentido del gusto, indudablemente, pero también al olfato, a la vista, incluso al tacto. El conjunto de experiencias que se viven al tomar una copa bien estructurada, es similar al que encontramos ante un plato delicioso. Todo nuestro organismo se pone receptivo frente a la sensación de placer que nos produce el hecho gustativo. Se une a ese hecho, el ser primitivo que llevamos dentro, y que cumple con la misión biológica de la alimentación para la supervivencia, con el ser cultural que goza ante los sentidos y sentimientos que se le estimulan frente a esa experiencia. Se juntan el homo sapiens con el filósofo. El ser humano en definitiva. Y todo esto antes de enfrentar nuestro sistema nervioso a los efectos del alcohol que, por cierto, desde el punto de vista mixológico, no me interesa en absoluto. Cuando el ser humano, a partir de la segunda o tercera copa, se entrega a los brazos del alcohol, se convierte en un mono borracho (excepto en el caso de los geniales creadores que siempre han necesitado del alcohol como lubricante de su sistema creativo), cuyas consecuencias dejan de interesarme por previsibles.

 

-¿Cómo influye el origen y la naturaleza de los botánicos a la hora de evocar sentimientos y emociones olfativas, entre otros?

Cuando manejamos elementos botánicos estamos afectando a muchas áreas del cerebro y de nuestro sistema sensorial que son ajenas incluso al pensamiento consciente. Ten en cuenta que las plantas llevan en nuestro planeta como 150 millones de años de ventaja a los mamíferos, de modo que una gran parte de nuestro comportamiento biológico está influenciado por comportamientos inducidos por las plantas. Por ejemplo, las plantas han desarrollado un sofisticadísimo sistema para que otros seres vivos (aves, mamíferos, reptiles, insectos, etc.) ayuden a su reproducción comiendo sus frutas y esparciendo sus semillas. Para ello han creado en nosotros la adicción a los sabores dulces y afrutados. El mecanismo de la fructosa en nuestro sistema nervioso es desconocido, pero sus consecuencias son muy fáciles de describir: todos en mayor o menor medida somos adictos a los sabores azucarados, de modo que gracias a eso contribuimos a la reproducción de numerosos vegetales. Solo con esa pequeña pincelada, ya te harás una idea de hasta qué punto los botánicos pueden ser parte de este marketing experiencial. Yo siempre digo que quien domina los aromas domina a las personas, y los aromas no sin ni más ni menos que parte de esa arquitectura sensorial que ha construido un mundo donde el ser humano se cree la cúspide de la pirámide pero que, sin duda, está sustentado por una base mucho más sólida y potente que la configuraría el reino vegetal.

 

-Imaginamos que convertirse en Mixólogo ha sido un sueño cumplido para usted, ¿Tiene Pepe Orts sueños o retos sin cumplir?

Bueno, en realidad ha sido un sueño sobrevenido. Es decir, nunca imaginé algo así para mí, pero una vez que ha venido a mi vida, lo celebro y lo disfruto. Respecto a los retos de futuro, hago lo que hago para ser feliz y hacer felices a los que disfrutan con mi trabajo. En realidad, ese es mi reto y mi sueño para el futuro. Mientras eso sea así, seguiré en esta dinámica. Pero por ser concreto en tu pregunta, te confieso que me gustaría escribir un libro sobre la “Coctelería según Pepe Orts”. Quizás algún día lo haga.

 

-Se trata de un sector en auge en los últimos años, ¿cuál es el futuro del sector de la mixología y coctelería?

En realidad parece que el futuro es brillante y prometedor, pero también tiene un lado oscuro que lo puede hacer una moda pasajera.

 

Por una parte, la coctelería es una clara tendencia ascendente al rebufo de la cocina. Nosotros somos chefs de lo líquido, aunque manejamos una sustancia prohibida, intervenida por la ley en cuanto a su uso y sus consecuencias (el alcohol), que nos hace ser un poco los chicos malos de la película, que no podemos tener protagonismo en los medios en prime time y que, por lo tanto, nunca seremos estrellas mediáticas. Pero eso no es lo malo, lo peor de la industria es que tenemos un público final poco educado hacia probar cosas nuevas con respecto al alcohol. La tendencia de la mayoría de clientes hacia la copa es: “ponme un gin tonic”, y no “sorpréndeme con algo”. De modo que la innovación es siempre complicada en nuestro sector porque el cliente es conservador en estos temas.

 

Por otra, tenemos un sector profesional con poca formación hacia la mixología, pero con muchísima inquietud por formarse en estos temas y con la ilusión de progresar como profesional. Hay mucha demanda de formación en coctelería y mixología, y eso siempre es interesante para el sector. Y por último, nos encontramos con un tejido empresarial que muchas veces no apuesta por la innovación. Entiendo que tienen un día a día complicado, pero a veces los empresarios deberían dejar de mirar al árbol y ver al bosque en su conjunto.

 

-Hace unos años que Toque Especial entra en la vida de Pepe Orts. ¿Qué supone para usted convertirse en Brand Ambassador de una empresa tan innovadora?

Pues obviamente hay un antes y un después en mi carrera profesional desde la entrada de Toque en ella. Debo reconocer que son una empresa muy ágil, innovadora, donde se trabaja muy a gusto y donde siempre han sido receptivos a las ideas que les he propuesto, o me han dado posibilidad de desarrollar por mi cuenta las ideas que ellos me han aportado. Tenemos una línea de trabajo muy fructífera y con ellos me siento muy cómodo trabajando. Son una segunda familia para mí.

 

-¿Qué le parece el mix de cítricos desarrollado por la marca y que presentaron recientemente en Alimentaria? ¿Ha sido un gran impulso para Toque Especial esta nueva gama de productos?

Ha sido y está siendo un producto totalmente revolucionario y, sin embargo, es un producto sobradamente conocido por los cocteleros de todo el mundo. En efecto los cítricos deshidratados son conocidos y usados por multitud de profesionales, pero hasta que Toque los ha desarrollado de manera industrial, la única manera de hacerse con ellos los profesionales es prepararlos de forma artesanal, de modo que el poder disponer de un producto normalizado, de excelente calidad, con una durabilidad razonable y un aspecto impecable, hace que este siendo muy demandado por los profesionales.

 

Además, el hecho de haber incluido en el portafolio de productos algunos tan exóticos y difíciles de obtener por los profesionales como el Yuzú, la Bergamota, el Kumquat o el Limón Persa, están teniendo un éxito absoluto entre aquellos profesionales que quieren dar un valor añadido a sus copas.

 

-El eslogan “Disfruta de lo que creas” refleja un modelo de vida, ¿Eso obliga a estar continuamente reciclándose e innovando? ¿Creé que sea necesario que tanto profesionales como empresas se preocupen más por la innovación?

Ser creativo se convierte en una manera de ver la vida y de enfocarla, de manera que acaba haciéndose de manera continua, automática e imprescindible en la carrera de profesionales y empresas. Talento, innovación y creatividad deberían ser los valores existentes en cualquier organización: Familias, organizaciones políticas y por supuesto económicas o empresariales. Preguntarnos si es importante que una empresa incorpore en su ADN la innovación, es como preguntarnos si tienen una política definida de Recursos Humanos, si tienen un sistema financiero estable que les permita sobrevivir o si se preocupan por sus productos o sus clientes. Son cosas todas ellas que van de la mano. No hacerlo supone ser una empresa del siglo XX y que por lo tanto no tiene posibilidades de sobrevivir en el XXI.

 

-Para terminar, si tuviera que elegir su combinación favorita en una copa, ¿Cuál sería y qué esperaría que le sugiriese?

Soy muy ecléctico en este sentido. Cualquier copa que parta de un destilado notable, un equilibrio de los sabores de todos sus ingredientes, un punto de originalidad, amor en su preparación y, por supuesto, un toque especial otorgado por botánicos, me parece muy sugerente. Si todo esto no fuera posible, un destilado con mucho añejamiento a la temperatura adecuada, me entusiasma: Tequila, Ron, Whisky, Brandy. Todos ellos me gustan.

 

Entrevista realizada por Carlos Cruz, Departamento de Comunicación y Marketing Sigma Biotech.