Vegetarianos, veganos y flexitarianos, target en crecimiento en España.

vegetarianos-veganos-flexitarianos-target-crecimiento-espana

(30/03/2017) Todos somos conocedores de la consolidación del movimiento veggie como una tendencia al alza en España, sin embargo, ésta aún guarda un potencial de crecimiento de cara a los próximos 5 años. Este mercado a nivel global mueve más de 3.700 millones de euros y su crecimiento estimado se sitúa en torno al 6%, por lo que en 2020 su cifra global superará los 4.500 millones.

 

Dentro del mercado español, nos encontramos con que casi un 8% de la población residente en España mayor de 18 años es “veggie”. Este término engloba a las personas que mantienen una dieta totalmente vegetal (vegano), que incluyen algún producto derivado animal (vegetariano) o que consume esporádicamente proteína animal (flexitariano). Si observamos esta población por género, dos tercios de la población veggie son mujeres.

 

Podemos encontrar representación de veggies en cualquier grupo poblacional, pero encontramos diferencias al observar a los más jóvenes como mayor representación de veganos y vegetarianos, mientras que en los mayores de 55 años lo más común es encontrar flexitarianos, resultado de sus regímenes para prevenir sobrepeso, prescripciones médicas y, en general, su inquietud por cuidar la salud.

 

“El consumidor vegetariano y vegano medio español, en sentido amplio, es una mujer, millennial, preocupada por su salud, los animales y la sostenibilidad. En este segmento, aproximadamente, hay cuatro mujeres por cada hombre, ya que son más conscientes de la importancia de la nutrición y buscan alimentos más saludables. En cuanto al rango de edad, el segmento principal lo cubren aquellos de entre 20-35 años. Este segmento tiende a tener unos ingresos ligeramente por debajo de la media, propio de la gente joven, en su mayoría con estilos de vida alternativos”, según la opinión de Jaime Martín, director general de Lantern, grupo que ha realizado el estudio “The Green Revolution”.

 

Para comprender el funcionamiento de esta tendencia, debemos tratar a cada grupo de forma diferente. Los que representan el mayor segmento con casi dos millones y medio de personas, son los flexitarianos. Estos representan una gran oportunidad para el sector, sin embargo, hay que tener en cuenta que son más exigentes por el simple hecho de, en caso de no contar con alternativas vegetarianas o veganas, poder elegir otros productos. Ellos buscan productos de mejor sabor y también otros parecidos a la carne, algo que impulsa aún más allá a la innovación de las diferentes empresas del sector, con objeto de satisfacer a este nicho de mercado.

 

En cuanto a vegetarianos, con una cifra cercana al medio millón de personas, representan el 1,3% de la población española mayor de 18 años. Los veganos por su parte, representan el 0,2%. Estos últimos deben ser vistos no como una dieta, sino como un estilo de vida orientada a evitar el sufrimiento, maltrato o muerte de los animales, evitando de este modo comprar cualquier producto de origen animal como pieles, seda o plumas.

 

¿Qué problemas encuentran los veggies en su día a día?

 

El principal inconveniente está en el mercado de la hostelería en España, ya que todavía no se está lo suficientemente preparado como para dar una adecuada respuesta a estos consumidores. Así, para ellos, comer fuera de casa es un serio problema por la escasez de opciones.

 

Otros problemas para este segmento de la población son: el gran desconocimiento sobre su mundo, lo que da lugar a mitos, chistes y situaciones incomodas en su entorno; el alto precio que tienen los productos de estas dietas, así como la poca oferta de productos vegetarianos/veganos en las cadenas de supermercados, lo que les impide poder realizar la compra sin tener que visitar varios establecimientos.

 

Sin lugar a duda, la ola veggie ha llegado a España, y lo ha hecho a mayor velocidad de lo que se esperaba, por ello aquí reside una excelente oportunidad para las empresas en la creación de gamas de productos más honestas y responsables, que conecten con estos consumidores a diferentes niveles.